La reciente y aprobada Directiva (UE) 2018/844 de Eficiencia Energética de los Edificios que aplica para la Unión Europea, busca facilitar la transformación rentable de estas construcciones en edificios donde el consumo de energía sea eficiente a partir de energías renovables.

La normativa contempla diferentes aspectos que son muy necesarios a la hora de tener o construir este tipo de edificaciones. Veamos algunas de las aplicaciones directas:

Gestión inteligente de la demanda

A más tardar el 31 de diciembre de 2019 se establecerá un indicador de gestión que regulará las aplicaciones inteligentes en los edificios, al igual que una metodología de análisis de indicadores basada en: la adaptación del consumo de energía mediante el uso de las renovables; la capacidad de respuesta a la demanda y la flexibilidad de la demanda eléctrica del propio edificio.

El Anexo I bis de la norma indica que la metodología de cálculo del indicador de inteligencia del edificio debe considerar todos los elementos que lo componen, es decir sistemas calefacción y refrigeración automatizados, contadores inteligentes, electrodomésticos dispositivos de autorregulación de temperatura interior, almacenamiento de energía, puntos de recarga para el vehículo eléctrico, entre otros y la interoperabilidad entre ellos.

Definición de un nuevo modelo energético

La (UE) 2018/844 además de definir un nuevo concepto de edificación, también precisa el concepto de un nuevo modelo energético que se basa en la participación de los consumidores en la gestión de la demanda y la búsqueda de la autosuficiencia energética de los edificios a través del uso de energías renovables.

buenos amigos hasta aquí nuestra publicacion del dia de hoy espero os haya gustado y nos vemos el jueves que viene con otra noticia interesante

y recordar que podéis  seguirnos en redes sociales

un saludo